Estrabismo en perros

Es frecuente ver a algunas personas que sufren estrabismo, especialmente los niños, y muchas personas desconocen que los perros también pueden sufrir este problema.

Es normal oír algunas preguntas como ¿es igual que el nuestro? o ¿qué lo provoca? A continuación vamos ha hablar un poco sobre esta condición en perros. Sigue leyendo y conoce un poco más esta enfermedad.

Se trata de un trastorno ocular que se caracteriza porque los ojos no están alineados correctamente haciendo que no se dirijan simultáneamente hacia el mismo objetivo.

Se puede dar de 4 maneras diferentes:

  • Estrabismo divergente: los ojos se desvían hacia afuera.
  • Estrabismo convergente: los ojos se desvían hacia dentro.
  • Estrabismo dorsal: los ojos se desvían hacia arriba.
  • Estrabismo ventral: los ojos se desvían hacia abajo.

En los dos primeros tipos, los dos ojos se ven afectados; en cambio en los dos últimos puede afectar a un solo globo ocular o a ambos.

Dentro del estrabismo en perros, hay dos causas principales que pueden provocarlo:

  • Causas congénitas: debido a una alteración de los músculos oculares.
  • Causas adquiridas: el estrabismo es consecuencia o secuela de algún problema que le ocurre al perro a lo largo de su vida. Traumatismos, tumores, enfermedades oculares o del sistema nervioso… las causas son múltiples.

Tratamiento del estrabismo en perros

Cuando el estrabismo se da por otra enfermedad el tratamiento se centrará en quitar esa perturbación latente, en los casos sobrantes no se acostumbra a precisar ningún género de tratamiento puesto que el paciente puede efectuar una vida absolutamente normal.

En cambio, cuando la perturbación visual es grave o bien cuando el estrabismo ha sido adquirido, efectuar una intervención quirúrgica es la mejor opción. Aún así, en este caso, es importante confiar en la opinión y la recomendación del veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*